¿La Iniciativa Mérida o… plan Colombia para México y Centroamérica?

por Alejandro L. Perdomo Aguilera

 La Habana, 15 de abril de 2010

México ha tomado un nuevo interés en la agenda de la Administración Obama por la actual agudización de la violencia vinculada al Tráfico Ilícito de Drogas (TID) y otros delitos conexos. El despertar hacia una triste realidad surgió, luego de los asesinatos perpetrados el 13 de marzo de 2010 en Ciudad Juárez, a dos estadounidenses: una funcionaria consular y su esposo, junto a un mexicano vinculado a la legación.

Coincidentemente, tras estos hechos, México fue visitado por la Secretaria de Estado, con motivo de celebrarse la segunda reunión oficial del Grupo Consultivo de Alto Nivel sobre la Iniciativa Mérida entre los Estados Unidos y México. El diálogo binacional fue presidido por Hillary Clinton y la Secretaria de Relaciones Exteriores mexicana, Patricia Espinosa.

La iniciativa Mérida fue acordada por ambos países en 2007, con el objetivo de contener el narcotráfico, pero incluyendo en la agenda temas migratorios y de control estratégico de las fronteras estadounidenses. Para ello, el Congreso de Estados Unidos ha aprobado un presupuesto de 1 351 millones de dólares, aunque no se han entregado todavía la totalidad del equipo o los recursos. Debe recordarse que la Iniciativa es un programa que incluye a México y a Centroamérica. Para el año fiscal 2010 se han solicitado 450 millones para México y 100 millones para Centroamérica.

El gobierno de Barack Obama ya solicitó al Congreso 310 millones de dólares adicionales para esa iniciativa en la petición presupuestal de 2011, que entraría en vigor el 1ro de octubre.

Hillary Clinton viajó acompañada de un equipo de trabajo compuesto fundamentalmente por funcionarios de alto rango en seguridad, defensa e inteligencia. La agenda se concentró en concebir estrategias de seguridad e inteligencia contra el narcotráfico, el terrorismo y la seguridad de las fronteras.

Las líneas de trabajo son preestablecidas, pero su prioridad aumentó—para el Departamento de Estado— con el asesinato reciente de los norteamericanos. Evidentemente la violencia y la seguridad en la frontera con México guardan un interés geopolítico y estratégico para los Estados Unidos.

Las críticas circunstancias en que se produjo la reunión de la Iniciativa Mérida entre los Estados Unidos y México le posibilitó a Hillary Clinton, determinar un conjunto de objetivos claves. Ellos expresan la intención de fortalecer las instituciones mexicanas, especialmente en lo concerniente a su imagen pública en materia de derechos humanos y el combate contra la corrupción; el objetivo de enfretar el crimen organizado transnacional y mejorar las condiciones sociales de las comunidades de ambos países, para impedir la reproducción de la violencia y la criminalidad, y transformar la frontera binacional en concordancia con las exigencias del presente siglo.

La Secretaria del Departamento de Estado expresó que la respuesta de ambos países al narcotráfico no estará limitada “por fronteras o divisiones burocráticas”. La mayor liberalidad de estas posibilitará que la parte estadounidense actúe con mayores facilidades en territorio mexicano.

La población mexicana es, sin dudas la mayor perjudicada, sin embargo, con los resultados de la reunión pareciera que México, además de víctima es el único responsable. Si bien es cierto que de México proviene el narcotráfico y los migrantes, de los Estados Unidos proceden las armas que aumentan la violencia y la demanda de ilícitos que incentiva el tráfico de narcóticos, de personas e, incluso, de órganos. Las conversaciones estimulan el apoyo y la dependencia, resultado de la política hegemónica que ejercen los Estados Unidos de la cual México es su víctima más cercana.

Luego de las conversaciones sobre las medidas a tomar frente a los problemas que afronta esa sociedad en el marco de la Iniciativa Mérida, Clinton coordinó con el presidente Calderón la próxima visita de Obama a México prevista entre el 16 y 17 de abril próximo, reiterándole la invitación a visitar a los EE.UU. acordada para el próximo 19 de mayo.

En esta visita a México también se encontraba Michelle Obama, quien sostuvo encuentro con la primera dama mexicana Margarita Zavala, lo que presupone la búsqueda de mejorar la relación bilateral y avanzar en materia de imagen pública, en momentos de petición de cambio de la legislación migratoria estadounidense.

En relación con el clima de violencia que reina en el país azteca, Carlos Pascual, el embajador estadounidense, de origen cubano, acreditado ante México, reconoció que las causas que generan esta en sí misma no tienen posibilidades de disminuir a corto plazo. Por esas razones propuso “crear las capacidades de seguridad complementadas con las capacidades de juzgar los casos y crear incentivos económicos para reducir la violencia.”

Pascual precisó que ambos países estaban trabajando en una amplia variedad de temáticas para mejorar el comercio y fortalecer las instituciones mexicanas, procurando el ajustado ejercicio de las leyes, el combate al crimen organizado, la seguridad, el cambio climático, la migración y las políticas aduaneras.

Por su parte, la Secretaria de Seguridad Interna estadounidense, Janet Napolitano, también reconoció que el despliegue del Ejército no ha sido suficiente para resolver los problemas de seguridad en México.

Tras la firma de la declaración conjunta, la Secretaria de Relaciones Exteriores Espinosa Castellano confirmó algunas de las ideas expresadas por el Secretario de Estado Adjunto para el Hemisferio Occidental Arturo Valenzuela, sobre la necesidad de concentrar las fuerzas en el desarrollo conjunto de cuatro áreas estratégicas: el desmantelamiento de las organizaciones del narcotráfico, el fortalecimiento institucional, el desarrollo de la frontera del siglo XXI y la consolidación de la cohesión social en ambos países.

La visita de la Clinton contó con la hábil divulgación de las redes sociales que visibilizaron mediáticamente la reunión. Definitivamente el uso de las TIC´s por el Departamento de Estado, facilita en tiempo real las manipulaciones políticas que son consustanciales a la pretensión de mejorar la imagen por parte de la administración Obama.

Como respuesta a los asesinatos, el pasado 24 de marzo el Departamento del Tesoro de EE.UU. incluyó en su “lista negra” de narcotraficantes a 54 miembros del Cartel del Golfo y Los Zetas, a quienes responsabiliza por los crímenes en Ciudad Juárez.

Sin embargo, carteles como Zeta y bandas como la Azteca no son el centro de los problemas, sino unas de sus tantas manifestaciones. La criminalidad es el resultado, entre otros factores socioeconómicos, de la carencia de bienes y formas de alcanzar una estabilidad de vida en los estados mexicanos limítrofes con los EEUU y de políticas erróneas de los Estados Unidos hacia México, que incrementan la criminalidad y la violencia en la frontera.

México presenta grandes desigualdades sociales. El aumento del control de fronteras, de los efectivos y el uso de las nuevas tecnologías se orientan más hacia las manifestaciones del problema y no de su esencia misma.

Definitivamente, como conclusión, la visita de Hillary Clinton ha dejado más dependiente a México de los intereses estadounidenses. La forma de encausar la problemática mexicana, revela el interés de los Estados Unidos en el control de su frontera sur.

Notas consultadas:

La reciente gira de la Secretaria de Estado fue por Uruguay, Argentina, Chile, Brasil, Costa Rica y Guatemala.

El gobierno de Estados Unidos había decidido retirar al personal consular de la zona fronteriza en México desde el viernes 12 de marzo, pero no lo anunció hasta el domingo 14, luego de que las familias de dos empleadas del consulado de Ciudad Juárez fueron baleadas. Ver: Estados Unidos planeaba sacar a personal de consulados fronterizos, enhttp://sdpnoticias.com .

La primera reunión tuvo lugar en Washington, en diciembre de 2008.

El Congreso de los Estados Unidos aprobó 465 millones el primer año, que incluyen 400 millones para México y 65 millones para Centroamérica, la República Dominicana y Haití. Para el segundo año, el Congreso aprobó 300 millones para México y 110 millones para Centroamérica, la República Dominicana y Haití, así como una asignación suplementaria para el año fiscal 2009 de unos 420 millones de dólares adicionales para México.

Evaluarán México y EU avances de Iniciativa Mérida, en http://www.informador.com.mx .
México y los Estados Unidos mantienen el interés de promover la seguridad y la prosperidad de ambos países en su frontera común a través de un mayor control de la seguridad pública en los flujos migratorios y comerciales.

Pascual: violencia en México aumentaría en el corto plazo, enhttp://www.elindependientedehidalgo.com

Crowley se encarga de hacer de este medio objetivo una realidad en la acción. Como asesor de Hillary Clinton, Crowley se encarga de desarrollar un plan a largo plazo para convertir la “cosa pública en las políticas públicas”. En un blog oficial del Departamento de Estado, Crowley escribió que con el fin de comunicarse más eficazmente el Departamento tiene que utilizar los nuevos medios como Facebook, Twitter y video en línea de manera más eficiente

La denominada narcoviolencia ha cobrado más de 18 000 vidas a México luego de que el Presidente Calderón impulsará un despliegue militar contra el narcotráfico en diciembre de 2006.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s